El reto de hoy es saber decir las cosas, a veces no pensamos en lo que con odio decimos a nuestros seres queridos o amigos cercanos, nos olvidamos de la esencia del vocabulario correcto, en el que el padre amado nos invita en ser ejemplos para nuestros semejantes con las bases del respeto y el amor.