En esta fecha, se rinde homenaje a todos los seres queridos que han fallecido.
En años sin pandemia, las familias acuden a los cementerios para adornar con flores y otros artículos las tumbas de los difuntos, con sentimientos de profundo respeto y fervor.
La iglesia, reconoce la importancia de mantener las tradiciones familiares como parte de su historia, que permite conocer a sus antepasados, celebrando cada lunes la misa por los difuntos, con el fin de estrechar más los lazos cosanguíneos mediante la oración, a fin de que los parientes de los difuntos, conozcan más su legado.

María Esperanza Castro Torres pastoral de las comunicaciones vicariato.